Antropoceno, una nueva era geológica definida por el quehacer humano

Iniciamos un nuevo lapso de tiempo geológico, la era del hombre: el Antropoceno.

Ciudad de México, una de las ciudades más pobladas del mundo.

El ser humano, una especie animal aunque con un comportamiento social-mental único ha definido un nuevo rumbo que nadie más había logrado en los enteros 3600 millones de años de vida en la tierra, los medios de comunicación y de transporte, la planeación y construcción de las grandes ciudades y la explotación de los recursos naturales son apenas unas de tantas manifestaciones de nuestra presencia en el orbe.

El término Antropoceno fue acuñado en el año 2000 por el ganador del Nobel Paul Crutzen por analogía con la palabra Holoceno, según las palabras de Crutzen el mundo ha cambiado demasiado como para seguir refiriéndonos a la época actual como Holoceno por el simple hecho de que nos hemos convertido en la principal fuerza geológica de la tierra, sería el primer periodo formado por la acción de una sola especie: Homo sapiens.

Actualmente se debate en la comunidad científica si se debe de adoptar ya formalmente la idea de que estamos en una nueva era geológica, los partidarios del Antropoceno también están poniendo sobre la mesa las pruebas para que esta sea reconocida como la sucesora del Holoceno y así también se está discutiendo su posible inicio, algunos argumentan que fue hace aproximadamente 8000 años junto con el comienzo de la agricultura por parte del hombre (este ha sido uno de los cambios más profundos y singulares para Homo sapiens por qué fue lo que permitió que nuestra especie dejara sus ecosistemas locales, la agricultura por si sola ha tenido un enorme impacto para el tamaño de la población humana), otros ponen la fecha en los años 1800 que fue cuando la población humana alcanzo la cifra  de los 1000 millones y por supuesto cuando los niveles de Dióxido de carbono empezaron a aumentar debido a la quema de combustibles fósiles en la Revolución industrial, sin embargo los grandes cambios empezaron una vez terminada la Segunda Guerra Mundial, es por eso que se discute sobre si este momento es el correspondiente al inicio de una nueva época.

Simulación del brillo nocturno del planeta, una notable referencia antropocénica.

En la conciencia colectiva quedan pocas dudas de que atravesamos por una serie importante de cambios, mucho se habla de las consecuencias de las acciones del hombre,  del calentamiento global causado por la quema desmedida de combustibles fósiles, de la extinción masiva que esta frente a nuestros ojos, sea esta o no una nueva era causada por nosotros tenemos por otro lado una verdad absoluta: que la humanidad ha sido el acontecimiento más relevante en los 4500 millones de historia de nuestro planeta tierra.

Anuncios

¿Donde estás?

He tropezado con tu silueta pensando que no te desvanecerias,
He imaginado que vendrias a mi y esta vez no escaparias,
He soñado que mi soledad no es más que un reflejo del pasado
y que estarás por siempre a mi lado.

He pensado en volar hasta encontrar una razón de ser,
He andado por copos de nieve que invitan al alma a enmudecer,
He besado un sin fín de musas y solo ha
sido un suspiro que me ha hecho palidecer.

¿Donde estás?
Te he buscado en medio de mis pensamientos,
por debajo del oceano,
Trotando, llorando, clavándome en tu cabecera.

¿Donde estás?
Te he esperado todo este tiempo,
pensando, suspirando…

¿Donde estás?

La Séptima Extinción Masiva

Trilobites, una victima más de la extinción masiva del Pérmico – Triásico.

Hay momentos en la historia de la vida de la tierra en que los niveles de extinción se aceleran de manera desproporcionada, a estos momentos se les llama extinciones masivas. Desde que en los océanos del cámbrico aparecieron formas de vida compleja, algo más que simples algas y esponjas, han ocurrido seis pulsos de extinción mayores y, cabe resaltar que casi siempre al final de estos eventos las especies que mas prosperaban o que incluso ya lograban una hegemonía sobre las otras especies fueron eliminadas por completo de la faz de la tierra.

El ejemplo más notorio de esto son los dinosaurios, criaturas excepcionales las cuales, primeramente, lograron despuntar sobre todos los demás animales con que coexistieron para luego formar una dinastía indiscutible convirtiéndose así en nada más y nada menos que los amos y señores de nuestro planeta tierra, todo esto por más de 150 millones de años pero esto no sirvió de nada cuando el destino mando desde el espacio una roca de 10 kms de diámetro que se impacto contra el México prehistórico exterminando a todos y cada uno de los dinosaurios que habitaban el planeta.

Una vez pasado el horror del impacto del cuerpo celeste los ecosistemas tanto terrestres como marinos tardaron unos cien mil años en recuperarse y entre los afortunados supervivientes del cataclismo se hallaban nuestros antepasados mamíferos que fue lo que permitió que la especie humana evolucionara y se convirtiera en lo que hoy en día es, pero con la aparición de nuestro género Homo Sapiens ha aparecido una crisis mundial en temas de biodiversidad provocada por el mismo hombre, en la conciencia colectiva hay pocas dudas de que actualmente atravesamos por una pérdida de especies que a la postre puede desencadenar una mortandad a niveles nunca antes vistos en nuestro planeta.

Las actividades humanas han puesto en jaque al medio ambiente, desde pasada la revolución industrial la quema de combustibles fósiles, el uso del transporte, la sobrepoblación humana, la contaminación, la transformación de los paisajes y la sobreexplotación de las especies y de los recursos naturales han desatado una serie de perturbaciones climatológicas que han acelerado procesos como el calentamiento global, hemos manipulado a nuestro antojo todo lo que está a nuestro alrededor sin importarnos si debemos o no actuar de esa manera, la naturaleza puede ser muy dadivosa y cautivarnos con deslumbrantes obsequios pero si no aprendemos a respetarla nos regresara todo el daño que le hemos hecho multiplicado por diez, una ventaja que poseemos es que somos inteligentes y ya se están tomando medidas al respecto para evitar que esto se convierta en una catástrofe, ahora bien, hay veces que la evolución simplemente necesita un ajuste y puede que ese ajuste sea el prescindir de la presencia humana en el planeta, solamente de esta manera la vida, tan resiliente, pueda empezar de nuevo y sencillamente volver a florecer.