Una catástrofe cósmica: la extinción masiva del Cretácico-Terciario

El último pulso de extinción mayor ocurrió hace aproximadamente 65.5 millones de años, este fue uno de los momentos críticos en la historia de la vida en la tierra, un evento que nos beneficio como especie, los dinosaurios habían estado presentes durante casi toda la era Mesozoica tiranizando a todos los demás animales con que coexistían, su dominio era tal que nuestros antepasados mamíferos no pasaron de ser meros animales clandestinos nocturnos, siempre a la sombra de los terribles saurios, mientras que el dinosaurio evolucionaba de una manera espectacular, los mamíferos en general no despuntaron a una forma más compleja de la de un simple roedor, se movían silenciosamente, siempre a la expectativa, salían casi siempre de noche por que ese era el momento en que los gigantes del Mesozoico dormían.


Morganucodon, el primer mamífero auténtico, con apariencia de una musaraña o ratón,
apariencia típica de nuestros ancestros a lo largo de todo el Mesozoico.

Así fue la vida para los mamíferos por aproximadamente 140 millones de años pero todo esto fue cambiando poco a poco hasta llegar a un escenario adverso para los dinosaurios a finales del Cretáceo, tenemos una actividad volcánica muy agresiva, la diversidad de familias de dinosaurios va en declive, los niveles de agua de los océanos van en picada dejando al descubierto zonas que antes estaban inundadas con el consiguiente intercambio de animales de diferentes latitudes suponiendo un riesgo latente, lo que incito el desastre, primeramente, fue el vulcanismo masivo del Decán, se produce un efecto invernadero, las temperaturas se elevan alrededor de siete grados y es así como se producen las primeras extinciones, luego, trescientos mil años antes de que sucediera la extinción masiva un enorme asteroide que de hecho era mayor que el monte Everest va y se estrella contra el México prehistórico, trayendo todavía más caos al ya de por si diezmado clima global pero el impacto de Chicxulub no fue el causante directo de la extinción, puede que haya sido un personaje secundario pero no es el protagonista, el asesino de dinosaurios como siempre se le ha querido retratar.

El impacto de Chicxulub, México, acontecido trescientos mil años antes del límite K/T. uno de los grandes villanos históricos en la extinción de los dinosaurios, se ha demostrado que su papel fue más bien secundario.

El golpe de gracia finalmente lo dieron las trampas del Decán (que representan uno de los mayores flujos de lava que han existido), se reactivaron hace 65.5 millones de años, se cree también que más o menos al mismo tiempo cayo otro asteroide (tal vez en la India, llamado Shiva, en honor al dios de la destrucción), a lo largo de todo su reinado los dinosaurios se habían adaptado a grandes e importantes cambios en el planeta pero esta vez tienen de frente a dos de las fuerzas modeladoras de la vida más significantes, asteroides y eventos volcánicos, al final de este suceso desaparecieron cerca del 50% de los géneros biológicos, entre ellos todos los grandes arcosaurios (pterosaurios,  plesiosaurios y mosasaurios, ammonites y belemnites por otro lado), pero los grandes perdedores fueron los dinosaurios, terminando así con una dinastía de más de 150 millones de años, mucho se dice acerca de esto, que si el impacto del asteroide de México es el responsable total, que fue más bien una unión de diversos factores, que la extinción incluso fue causada por mosquitos, lo cierto es una cosa, que al final del evento los dinosaurios desaparecieron, y que bueno que fue así, por que si no la raza humana jamás hubiera tenido oportunidad de vida.

Anuncios