El pez jurásico de Charcas

Tan sólo con un equipo dental (air scribe) y puntas de diamante un equipo de trabajo de estudiantes y maestros de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí (UASLP) retiran la gruesa cubierta sedimentaria que envuelve al 90% de un fósil que localizaron en el Cerro de las Lajas del municipio de Charcas.

Primero se pensó que se trataba de un reptil alado, sin embargo los trabajos de identificación han permitido descubrir que no tenía dientes y de acuerdo a las evidencias paleontológicas más recientemente observadas se ha podido concluir que el fósil podría haber sido un pez gigante de la especie “Salostumus Shaquensis”, del cual, en el mundo, se han encontrado sólo otros tres ejemplares.

Se trató del pez más grande que existió en su tiempo ya que llegaba a medir unos 35 metros de longitud. El ejemplar localizado en Charcas midió en vida unos 12 metros.

El Descubrimiento

Al elaborar la carta geológica Santa Gertrudis para el Servicio Geológico Mexicano, el paleontólogo de la Facultad de Ingeniería de la UASLP Guillermo Alvarado y su equipo de estudiantes de posgrado, realizaban la verificación de los puntos marcados para la carta geológica. Caminando por el arroyo de Las Lajas y gracias a su experiencia, Alvarado descubrió los restos fósiles de un vertebrado en una de las capas de la “formación de caja” (nombre que se da a este paquete de rocas de características litológicas específicas).

Aunque era difícil deducir de qué tipo de organismo se trataba, solo se podía observar la articulación de una rótula.

De inmediato comenzaron los trabajos de extracción del fósil, el cual se realizó en dos etapas: primero se aplicó una metodología conocida como levantamiento paleontológico, muy similar al que aplican los antropólogos en elementos antropomorfos y el cual consiste en cuadricular el área donde se ubica el ejemplar.

En este caso se trazó en polígonos de un promedio de 50 cm cada uno. Ello con la finalidad de elaborar un esquema manual y fotográfico que posteriormente permitiría armar el “rompecabezas” que se origina cuando se separan las lajas que contienen el fósil.

Después se retiraron las capas sobreyacientes que cubrían el resto para dejar el área donde se ubicaba, y así se inició la separación en dos grandes fragmentos que se encontraban fracturados. Con esta metodología se logró armar la laja sin ningún problema.

Una vez separadas las lajas, una de ellas fue cargada por cinco personas quienes la sacaron del cañón donde estaba. Para la otra parte, y debido a su peso, fue necesario fabricar una base similar a una camilla donde se puso para luego ser levantada por nueve personas, quienes después de más de seis horas pudieron rescatarla.

La investigación inicial del descubrimiento fue tomada por el estudiante de Maestría David Navarro Martín del Campo (q.e.p.d) y luego fue retomada por el estudiante de maestría Cesio Menahem Flores Castillo, quien desde entonces ha sido el encargado de pulir el fósil para detallar las piezas que lo componen.

El Procedimiento

Una etapa posterior se desarrolla en el Laboratorio de Paleontología del Área Ciencias de la Tierra de la Facultad de Ingeniería. Ahí se limpia centímetro a centímetro para separar los sedimentos que preservaron y fosilizaron al ejemplar durante 140 millones de años. “En este proceso se emplean diferentes sustancias que funcionan como dispersantes de sedimentos, como agua oxigenada, ácido acético (vinagre), ácido clorhídrico a 10 por ciento, y varias resinas que ayudan a conservar lo que ya está descubierto y para evitar que lo dañen los ácidos empleados en la separación de la cubierta sedimentaria”.

Flores Castillo señaló que cuando empezaron el pulido de la piedra, lo que vieron fue identificado como el pico de un pterodáctilo u otro réptil alado, pero conforme se fue avanzando en la limpieza empezó a salir un cráneo y en el supuesto pico se descubrió que no había dentadura. También surgieron unas especies de aletas, lo que genero duda e incertidumbre.

De acuerdo con estudios paleontológicos, los reptiles marinos aparecieron en la Tierra desde el Triásico temprano, hace 248 millones de años, y predominaron durante todo el periodo Triásico-Jurásico, después de la separación del Súper continente Pangea lo cual sucedió hace aproximadamente 200 millones de años.

Cuando el Océano Panthalassa se dividió, bordeó las líneas costeras de Norteamérica, Groenlandia y Europa, subió su nivel y dejó a su paso miles de superficies terrestres sumergidas.

Investigaciones recientes indican que estos reptiles alcanzaron una variedad muy extensa en cuanto a sus dimensiones, desde unos cuantos metros hasta más o menos 15. Se estima que la extinción de tales ejemplares sucedió entre la era Mesozoica y la Cenozoica, cuando desaparecieron la mayoría de los grandes reptiles y otro grupo de organismos.

Cesio Menahem Flores explicó que en la reconstrucción del globo terráqueo se muestra la formación de México en esa época. “Toda la parte donde esta San Luis Potosí era mar; de acuerdo a los estudios realizados, nos hemos dado cuenta que el organismo era netamente marino, aunque en un principio pensamos que había encallado en una zona de playa, pero más bien lo que sucedió fue que se suscitó un ascenso súbito del suelo oceánico, y se formaron unas especies de charcas. De acuerdo a su teoría, el pez quedó varado para siempre”.

La UNAM al rescate

El investigador universitario Guillermo Alvarado y el estudiante de la maestría, pidieron ayuda al paleontólogo de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) Jesús Alvarado Ortega, el especialista número uno en peces en México y quien actualmente trabaja en la cantera de Tlayúa, Puebla, la cual tiene 75 millones de años conformada de peces fósiles del Cretácico Medio.

Con su ayuda descubrieron parte de unas aletas, un juego de ocho huesos que movían la parte de las mejillas y parte de las branquias de un pez gigante de 140 millones de años, es decir, del Jurásico tardío.

Este espécimen es el tercero o quizá el cuarto que se descubre a nivel mundial, y el primero en México. De los ejemplares encontrados uno estaba en EU, otro en Inglaterra y al parecer también se localizó uno en Chile.

Ayuda Externa

El tallado de las rocas que se encuentran en el Laboratorio de Paleontología se pudo lograr gracias al apoyo externo, señaló Alvarado, ya que aquí no se cuenta aún con el equipo y herramienta adecuada.

Investigadores externos interesados en el avance de este trabajo, donaron herramientas. Entre tales benefactores se encuentra el Instituto de Física que aportó como ayuda, un compresor gigante con un valor comercial de 15 mil pesos aproximadamente. El Colegio de Universitario en Ciencias y Artes (CUCA) donó el airscreebe que tiene un valor comercial de entre 10 y 12 mil pesos, y se han comprado 3 o 4 aparatos eléctricos (Dremel) que se han acabado por lo duro de la laja.

A raíz del 50 aniversario de la Facultad de Geología, ex alumnos apoyarán en especie con un aparato que se llama “sand blaster” que sirve para limpiar con arena a presión.

El equipo está por concluir este trabajo de posgrado. Al terminar darán a conocer este descubrimiento a la comunidad potosina.

También se pretende equipar el laboratorio para a la postre seguir haciendo más estudios de esta índole a nivel nacional e internacional.

Guillermo Alvarado dio a conocer que se han encontrado restos de piezas de especies prehistóricas que no se reportan, “porque quienes los encuentran se los llevan o los venden, y lo que pretendemos es hacer el estudio científico y concientizar a la gente sobre su valor y conservación”.


Tomado de http://www.pulsoslp.com.mx/Noticias.aspx?Nota=16738

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s